Ruta Extrem destino El Rocio



Hacía tiempo que queríamos organizar una ruta en la que el objetivo era hacer un maximo de kilometros en un fin de semana.

Lo complicado fue buscar el destino porque tras una noche y un día entero en la moto el mayor de los premios tenia que ser bajarse y decir " Que pasada".

Lo encontramos tras buscar de norte a sur y de este a oeste.
 Muchas opciones podían servir pero al final nos tuvimos que decantar por uno que para nosotros fue de los lugares mas auténticos que habíamos visitado en la península...El Rocío(Huelva)

Propusimos la ruta y muchos fuisteis los que nos preguntaron pero no desvelamos el lugar hasta realmente saber quien nos acompañaría para hacer mas expectante la espera.

La idea era clara: Bajar el sábado y volver a casa el domingo en una mezcla de carreteras chulas,tramos de autovía y alguna visita rápida a sitios con encanto.Todo eso en menos de 48 horas.

A medida que se acercaba el día,la emoción crecía...
Cuando fijamos la hora de salida,se hizo un silencio en el grupo de Whatsapp,sincronizamos todos los relojes para salir de Alicante el sábado 01/06/19 a las 02:30


Es una sensación muy rara,salir a esa hora a rutear y pensar que antes de que acabe el día estaremos en la otra punta del país pisando la arena de esta aldea tan especial y cenando pescaitos fritos y huevos fritos con jamón y patatas.

Sábado 01/06/2019:

Nos encontramos todos en la gasolinera del Decathlon de Alicante y salimos hacía Murcia.


Un día de 19 horas de moto da mucho de sí y la primera parada la hicimos en un lugar motero mítico viendo un amanecer espectacular con mucho frío....El alto de Velefique.
No pensamos que pudiéramos pasar tanto frío en esta época del año. También es cierto que no íbamos preparados... Mas bien íbamos preparados para el calor,o eso pensábamos.

La ruta se calculó para llegar al amanecer.
Dotamos a todos del Roadbook de la ruta,bueno así le llamamos a un papelito que especificaba el tiempo máximo de parada en cada sitio y poder así controlar el tiempo del que disponíamos.


Llegamos a Velefique antes de tiempo y con el día despertando con colores increíbles.

Imposible captar con las cámaras la tenue luz que nos regalaba el cielo.











Cuando volvimos a las motos ya era mas de día y pudimos disfrutar de la bajada por esas curvas de infarto en un paisaje desértico pasando por los típicos poblados del lejano oeste.

Todas estas emociones merecían otra parada para desayunar algo pero a esas horas estaría todo cerrado.
Errorrrr...
Existe un dicho muy conocido:
"A quien madruga, dios le ayuda"
Pues tuvimos nuestra recompensa.
No fue al azar, Paco había buscado un horno de pan días antes y de él emanaban olores a dulces recién hechos, olor a felicidad.
Sacaron una bandeja para que pudiéramos elegir varios bollos caseros pero Raul prefirió llevarse la bandeja entera,total eran 4 curasanes de nada...











Increíbles esos dulces a tope de chocolate y recién hechos...al lado,había un bar donde nos tomamos nuestra ración de cafeína para seguir tirando hacía el sur.



Nos portamos tan bien que el dueño nos regaló una bandeja de torta de chicharrones para el viaje.


Si pasáis por Alhama de Almería no dudéis en buscar este horno....

Y seguimos ruta hasta parar de nuevo para estirar las piernas y reponer líquidos y algún solido también, se entiende por solido unos bocadillos del famoso Marianos de Benidorm que había comprado Raúl para asegurarse que nadie pasaría hambre durante este viaje.
Teníamos que pasar por la presa de Rules así que aprovechamos para descubrir este bonito lugar y sacar algunas fotos y compartir algun trozo de bocata con las carpas que se asomaron a saludar.




Paramos a comer(si, comer masss) en un sitio mítico motero,la carrasqueta andaluza, la carretera que va de san Pedro de Alcántara a Ronda en la Venta el Madroño.

Un descanso bien merecido porque la temperatura va subiendo y ya no nos acordamos ya del frío que pasamos unas horas antes.




Las horas pasan el calor y el cansancio se hacen sentir pero a la vez la emoción aumenta,al acercarnos poco a poco a nuestro destino.

Pasamos por Juzcar(el pueblo Pitufo) el puerto de las palomas,Grazalema,Zahara de la sierra,Algodonales descubriendo Andalucía en todo su esplendor.
El sol y el color verde son los protagonistas de todos los paisajes que desfilan ante nuestros ojos.












Vistas desde el puerto de la Palomas.


Nos dirigimos hacia Sevilla y su eterno Guadalquivir.
Teníamos que cruzarlo y podíamos hacerlo de 2 maneras: O bien pasar por el centro de la ciudad por uno de sus puentes o desviarnos hacía Coria del rio y embarcar en un transbordador.
Elegimos la segunda opción,eso de montarnos en un barco tenia su gracia y nadie (menos Pablo,al que un espontaneo en una gasolinera, al decir que íbamos al Rocío,le comentó que se podía cruzar en barcaza) sabía que teníamos una pequeña sorpresa reservada.




Aquí ya con las motos embarcadas y cruzan el Guadalquivir.






Estuvo bien,breve pero pudimos parar un poco y mentalizarnos para hacer el ultimo tramo.
Íbamos On Time,nuestro "Roadbook" no fallaba y estábamos recortando tiempos.
Según lo previsto llegaríamos al Rocío de día y con tiempo de sobra para cenar en condiciones.

Pasamos por la reserva natural de Doñana por unas carreterillas muy bonitas junto a unas lagunas repletas de cigüeñas y otras aves.

Y por fin,llegamos....

Lo primero que impacta cuando vas al Rocio por primera vez es la ausencia de calles aslfaltadas,señales,semaforos,zonas de aparcamiento,aceras...
Por lo tanto es una ciudad sin ley en cuanto al trafico,eso si,los caballos tienen preferencia absoluta en todos los aspectos.
Si a eso le añadimos que el firme no es firme,es arena y polvo,se vuelve complicado circular en moto si no lo sabes.
Nos encontramos con una calle en especial que se había vuelto (casi) intransitable por la cantidad de arena que había.








Nuestro hotel,una fonda típica Rociera...




Con los protagonistas de las marismas...


 En cuanto encontramos el hotel y realizamos donde estábamos...Madre mía,vaya paliza nos habíamos metido.
Casi 1000 kilómetros.
Nos encontramos todos en Alicante a las 02.00 de la mañana y eran las 21.30h cuando nos bajamos de las motos!!!

Después de la ducha de rigor,dejamos nuestros caballos de acero descansar y nos fuimos a cenar a un restaurante cerca del hotel, muy recomendable por su rapidez, la, amabilidad de sus camareros y la calidad de sus productos....restaurante La Guindilla (info aqui)
El único inconveniente es que no se puede reservar y hay que evitar las horas punta para conseguir una mesa sin esperar.




Disfrutando a lo grande de una cena mas que merecida...La vida no esta hecha para contar calorías!!


Bajamos, la cena dando un paseo por la aldea.
Imponente la ermita por la noche...Se respiraba paz y tranquilidad a una semana de su fiesta grande.
No había casi nadie, vimos un par de jinetes paseando aprovechando el frescor de la noche para domar sus caballos.





Domingo por la mañana nos levantamos y desayunamos los dulces que habían sobrado del día anterior.


Nos preparamos para la vuelta que para algunos sería directa por autovía,nosotros decidimos rodar por carreteras con tramos de autovia.
Sobre las 4 de la tarde,Alexis se unió al grupo para rodar un rato de vuelta a casa.








Y así finalizó la Extrem,un fin de semana diferente que nos puso a prueba en todos los sentidos.
Fue bastante dura sobre todo por el calor que nos quitó mucha energía cuando mas la necesitamos,pero lo mas importante fue el buen rollo que se respiró durante todo el viaje.
Una experiencia mas,de las que no se olvidan y de las que se aprenden muchas cosas sobre uno mismo y donde la capacidad de adaptarse es fundamental.
Lo que nos sorprendió a todos en general es que la falta de sueño no fue un gran problema,la mayoría no dormimos el día anterior,sin embargo,no notamos mucho cansancio durante la ruta.

Gracias a Alejandro,Sheila,Juan,Carolina,Raul,Lucia,Pablo y Jose por habernos acompañado una vez mas en este finde Extrem Perfecto.







Comentarios

Entradas populares