Marruecos y Yamaha TW 200...el Atlas






Uno de los destinos preferidos por los moteros de todo el mundo es Marruecos.
El cruzar a otro continente,conocer una cultura distinta,rodar por parajes espectaculares,probar sabores nuevos,y muchos mas pueden ser los motivos por el cual los amantes de aventura en moto terminan viajando a este país.

Queremos ante todo agradecerle a nuestro amigo Jaime Barrachina habernos dado mucha información y consejos para emprender esta aventura,nos sirvió enormemente contar con sus experiencias para poder afrontar mas de una situación nueva para nosotros (como el paso por la frontera,cambio de moneda,iniciación en el maravilloso mundo del regateo,etc etc..)

Pero a partir de ahora,lo tendríamos que hacer a nuestra manera....

Este primer contacto lo queríamos vivir desde nuestras pequeñas Yamaha TW 's (las Tiwis).
Decidimos ir con las peques( a pesar de tener maquinas mas grandes y potentes)para facilitarnos la vida a la hora de parar en cualquier sitio,dar la vuelta para hacer fotos.
Ligeras,económicas(menos de 3 litros a los 100km),versátiles y robustas esa es la combinación perfecta para poder pasar por cualquier tipo de carretera,camino o algún vadeo de río...
La idea de poder mimetizarnos con el ambiente,pasar por los pueblos sin apenas hacer ruido y que no se gire la gente a nuestro paso como sucede con las otras motos,nos hizo inclinarnos definitivamente con esta elección.Y claramente no nos equivocamos.


Tras unas adaptaciones para transportar todos nuestros enseres ya que en esta ocasión queríamos llevar tienda,sacos,sillas,comida,herramientas,gasolina y algo de ropa, quedaron listas para partir.







Tengo que decir que fue un viaje revelador,nunca es como te lo esperas en esas tierras y si bien llevábamos un pequeño guion de lo que queríamos ver en esta primera visita,el universo también puso su granito de arena(uno mas en la inmensidad de Erg Chebbi) y nos hizo coincidir con unos amigos que pondrían el broche de oro a estas vacaciones tan especiales,el Chiki Team.

Elegimos coger el ferry desde Almeria hasta Melilla el 16 de abril.
 Llegamos a Almería con tiempo suficiente para cenar y pasar por la taquilla de Transmediterranea para sacar las tarjetas de embarque.
Solo se necesita el código de reserva(localizador) para que las entreguen,así que mejor ahorrar el papel de la impresión.
Es muy recomendable tener en el móvil guardado el e- mail de confirmación de reserva con todos los datos.
Piden ademas la documentación de la moto y el D.N.I para formalizar el embarque.






Cogimos pasaje en butacas,solo serían 8 horas de travesía de noche y a pesar de habernos aconsejado ir en camarote decidimos, en parte por los precios y en parte por la experiencia nueva, acomodarnos en los asientos del barco.En esta ocasión nos tocó el buque Sorolla.

Muy cómodos no son y estas rodeado de personas que vuelven a casa en familia(en muchas ocasiones cruzando media Europa en coche) por lo que te sirve de entrenamiento para tener una idea de como va a ser tu vida a partir de ahora.
Eso si,cuando apagaron las luces se acabó el ruido y las charlas,todos a dormir o por lo menos intentarlo.
Bendita Biodramina sin cafeína,nos proporcionó muy rápidamente un estado de relajación que nos permitió descansar un poco.

Cuando abrimos los ojos despertados por el aviso de llegada por megafonía,miramos por la ventana y vimos a lo lejos África.
Cuesta creer que estas llegando a otro continente en tan poco tiempo y ademas la ciudad de Melilla no difiere de cualquier ciudad costera peninsular.




Llegando a puerto....La salida del ferry fue muy rápida. Quitamos enseguida la cuerda que sujetaba las motos,atamos los bultos y nos dirigimos a la C/Legión en busca del cambista del que habíamos leído referencias buenas por Internet.
Lo malo es que era domingo a las 8:00 de la mañana y no había casi nadie por la calle.

Desayunamos en la misma calle,un poco mas arriba y preguntando nos confirmaron que abriría la tienda a partir de las 9:00




Tomamos un buen café y unas tostadas.
Un ciclista que pasaba por ahí debió vernos cara de pardillos porque se acercó a nosotros y nos dijo:¿Vais para abajo?
-Si.
-Pues no os fiéis de nadie.
Nuestras caras...un poema!!
Madre mía,empezamos bien.No sabíamos como tomarnos esta advertencia pero decidimos hacer como que no oímos nada.
A punto de cambiar mas de 7000 DH,que representan un montón de billetes,nos advertían del peligro que suponía cruzar la frontera,vamos que necesitábamos una inyección de optimismo tras este comentario.
El cambio está a 1€= 10-10,80-11Dirhams según donde se haga el cambio.
Así que repartimos el dinero entre los dos,en las rodilleras de los pantalones,riñoneras,protecciones interiores de las chaquetas,etc...

Buscamos la gasolinera dirección a la frontera y nos preparamos para pasar al país vecino.

El paso fronterizo esta bien indicado y solo hay que fijarse en los carteles.
Al llegar,directamente te fichan los que se encargan de "ayudarte" a hacer el papeleo.
Nos hicieron gestos para parar y les pregunte en francés que cuanto nos iban a cobrar para las 2 motos.
Su respuesta fue....¿Cuanto quieres pagar?
Teníamos una orientación de unos 5€ por moto así que les dije 7,5€(un poco mas para no andar regateando mucho tiempo porque era mi primera vez y me resultaba incomodo negociar unos céntimos mas que menos.
 La verdad cuando le dije 150DH las 2 motos, no siguió con la negociación y me hizo una mueca de aprobación, me sentí victoriosa.
Por lo menos,nos guiarían en nuestros primeros tramites.
Aparcamos las motos a un lado,y Paco se quedó con ellas mientras me iba de una caseta a otra para presentar los papeles de las motos y los pasaportes.
Los "ayudantes" lo que hacen es coger la documentación de las motos y pasaportes y desaparecer y después rellenan un papel que es el que tendrá que acompañar la documentación de la moto durante toda la vida de la misma(siempre que quiera volver a entrar en un futuro a Marruecos)El famoso calco blanco-verde.


Este es el ejemplar que hay que guardar muy bien por si en algún momento la moto tiene que volver a entrar en el país.El calco es de mala calidad,y después de un viaje de 4000km este es el aspecto que presenta...


A continuación, te devuelven la documentación y hay que ir hasta la caseta del policía que sellará el pasaporte haciéndote unas preguntas de rigor.
-¿A donde vas? y ¿Profesión? y después de una mirada penetrante ponen el sello y el numero de registro y ya está,podemos cruzar y salir de nuestra zona de confort.

Resulta un poco abrumador el ir flotando de una caseta a otra intentando no perder de vista a tu ayudante,pero son muy serviciales y educados.
Tras tener todo en regla,le pagamos.En realidad fueron 2, así que nos estiramos un poco y les dimos en vez de 150Dh pactados 200Dh.(Todos nuestros conocidos nos dijeron después que era demasiado pero creo que se lo merecieron y me quede muy tranquila,no nos iba a arruinar pagar 5€ mas para una de las cosas mas importantes del viaje.Porque si por lo que sea te equivocas o te saltas un paso tienes que volver a la casilla de salida).

Con todo eso,ya estábamos listos para empezar nuestra aventura por Marruecos.
Nada mas entrar,sabes que ya no estas en España,ni en Europa porque de golpe y porrazo desaparecen las aceras y empiezas a ver gente por todos los lados caminando,esperando al borde de la carretera y ves a todo el mundo con chilabas multicolor montados en bicicletas o mulas.

Lo primero que hicimos fue parar al ratito para pegar un trago de agua y mirar el mar Chica al otro lado de la carretera.
Mas de un año planificando,leyendo,calculando,preparándonos para este momento.
Nos daba pena,no haber podido completar el plan inicial,que era hacer el viaje con Juan,Katana,Panero,Manu que fue truncado por una perdida inesperada un año antes.





El primer objetivo era dormir en una casa rural cerca del embalse de Allal El Fassi llamada Ait Ayoub.
La primera toma de contacto la hicimos por la autopista dirección Taza, hasta la salida de Bin TamTam(unos 60Dh-6€ por moto),fueron unos 300 km hasta llegar al nuestro destino.
Los peajes no están adaptados a las motos y es una odisea que te den el ticket y aun mas querer pagar y que se levante las barreras de forma automática.

Por esas autopistas,poquísimo tráfico...En algún momento vimos en el arcén unas cuantas gallinas picando.Lo bueno de ir a una media de 70-80km/h es que te puedes creer todo lo que ves.

Paramos en una gasolinera para comer algo,y primera incidencia.
Mientras estábamos comiendo entra uno de los gasolineros a avisarnos de que una de nuestras garrafas de gasolina esta rota y esta perdiendo.

Sale Paco y para cuando se quiere dar cuenta,tiene a 2 chicos quitando la gasolina del bidón y el otro apareciendo con un bidón de aceite vacío y limpio para reemplazarlo.
Les dio una propina por el favor que nos hicieron y seguimos comiendo una pizza muy buena y un pastelito de limón.



Se come muy bien en las áreas de servicio y es bastante mas asequible que aquí en Europa donde está todo malo y caro.
Al salir de la autopista,tuvimos que contener la risa al ver la técnica tan moderna que tienen para simular que pasa un coche cuando en realidad pasa una moto,porque la maquina ignora la orden.
Pues tienen una plancha de hierro,pagas y cuando tienes que pasar la sueltan justo encima del sensor.
Y ya está...Tecnología punta.

Ruteamos hasta el embalse Allal El Fassi,y subimos hasta el albergue Ait Ayoub para pasar nuestra primera noche en Marruecos.








Pagamos 35€ la habitación con desayuno(el mejor que tomamos).
En una casa de adobe con terracita disfrutamos de una ducha caliente y unos momentos de relax bien merecidos tras el estrés que nos provocó el principio del día.

Hay que tener en cuenta que decidimos irnos de forma un poco precipitada,teníamos los deberes hechos y sabíamos toda la teoría de lo que nos íbamos a encontrar pero del dicho al hecho... el Estrecho!!!

La suerte de poder comunicarme en francés nos tranquilizaba bastante aun así,es un cambio muy grande e íbamos a tener unos cuantos encontronazos culturales que tendríamos que lidiar.

Pero tocaba,disfrutar y sacar unas fotos muy bonitas de este sitio perdido en Sefrou.






Detalle de las paredes de adobe




El mejor meloui(tortitas marroquis) con miel y quesitos acompañados de te moruno con menta y azúcar.
Una fuente de energía inmediata para arrancar rumbo a Ifrane conocida como la suiza marroquí.
No hay carretera solitaria en Marruecos,te metas por donde te metas siempre ves a gente bien sea andando o simplemente sentada o tumbada a la sombra de un árbol,
En Ifrane,un señor extranjero se paró a nuestro lado para preguntarnos si necesitábamos algo y le preguntamos donde tomar un café. Nos dijo en ingles que le siguiéramos y paramos en el centro en una bonita cafetería moderna con Wi-Fi.



Al salir,nos paramos un momento a un lado de la carretera y otro señor se nos acerca y entabla una conversación con nosotros.
Nos pregunta a donde vamos y nos enseña fotos de su bicicleta y de su perro suizo(un husky).
Al decirle a donde nos dirigimos, nos habla de los manantiales de Oum Errabia,nos aconseja comer ahí un tajine.






Encontramos el pueblo y nos sorprendemos ante la gran cantidad de turistas que hay.
Los aparcacoches enseguida se fijan en nosotros,y nos sentimos invadidos por una gran incertidumbre.
Con las motos a tope,las tenemos que dejar aparcadas y para visitar este sitio tenemos que andar unos 800m hasta la cascada.¿que hacemos?
De nuevo,no tuvimos tiempo a pensar...enseguida un hombre se acercó diciéndonos que podíamos dejar las motos ahí sin problema,que no les iba a pasar nada y se ofreció a acompañarnos durante la excursión. Bueno,mas bien no tuvimos elección...Empezó a explicarme en francés la historia del pueblo y empezamos a seguirle por el sendero.
El secreto para afrontar esas situaciones totalmente nuevas para nosotros es dejarse llevar...Si no lo haces estas condenado a irte de los sitios por miedo a que te pase algo.
El pueblo es un asentamiento bereber(Amazigh)precioso construido encima de mas de 40 manantiales.























































Nuestro guía nos acompañó en todo momento y al bajar de la cascada (para hacer una foto al pie de la cascada,hay que pagar para caminar los 25 últimos metros 3Dh-0.30€) nos propuso tomar te en una de las jaimas que bordean el río.(te para 2 personas 10 Dh-1€)
Aceptamos y nos trajo el te enseguida.
Por fin habíamos conseguido aunque sea por un momento olvidarnos un poco de como íbamos a encontrarnos las motos a nuestra vuelta.
Estábamos muy a gusto tumbados a la fresca en las alfombras.



Al traernos el te,nos ofreció traernos un tajine para comer(precio 80Dh-8€ para los 2) y le dijimos que si.





Esto se come con la mano derecha,y para los mas finolis suelen traer una cuchara y un cuchillo.



Pasamos un momento agradable y el tajine aunque muy básico porque solo constaba de un par de trozos de carne,una patata,zanahoria,calabacin y  pimiento verde resultó estar rico rico.

Descansamos un rato con el ruido del agua,es un sitio realmente sorprendente.
Antes de despedirnos de nuestro guia,nos aconsejó pasar por un sitio interesante de ver y como nos pillaba de paso decidimos hacerle caso.
Se trataba del lago del Aguelmane Azigza.



Cuando llegamos a las motos,le dimos una propina al aparcacoches y en ese momento nos dimos cuenta que al tener que dar tantas veces pequeñas propinas para todo,el fallo que tuvimos es que no pedimos suficientes monedas pequeñas al cambista.

A la salida del pueblo paramos a hacer unas fotos de gente pescando por el río y de los paisajes de los alrededores.










En Marruecos pudimos observar que donde hay agua hay vida...Hay muchísimos ríos con bastante caudal que riegan todo el norte y a proximidad siempre se pueden ver pequeños huertos,arboles frutales,gente pescando o lavando la ropa etc..

En nuestro camino hacía Aguelmane,nos encontramos a unas vacas muy peculiares.
Pastan en el agua,para comer los brotes verdes mas tiernos.






Llegamos por una pista de tierra y nos adentramos en el bosque de cedros.
















Terminamos el dia de una manera decepcionante,encontramos un albergue en Kenifra muy bonito por fuera pero por dentro el peor y el mas caro de todo el viaje.





Nos encontramos con unos exteriores ostentosos pero las habitaciones muy mal cuidadas y la ducha inservible pero no teníamos opción a seguir mas lejos porque no queríamos rodar de noche.


Pero esto fue solo un detalle que no aguó en absoluto el resto de nuestra aventura.

Es mas,el próximo destino nos hizo olvidar en seguida este sitio.

19/4/16:

La ruta de hoy nos llevaría hasta el camping Zebra en Ouzoud.

Fuimos direccion a Kasba Tadla, Beni Mellal el embalse de Bin el Ouidane.
Estaba muy nublado con bastante niebla.
pasamos por infinidad de pueblos y lo mas impactante es la cantidad de gente por la calle.
Muchos jóvenes caminando a cualquier hora de la mañana hacía el colegio(no hemos conseguido saber el horario que tienen porque los veíamos con las mochilas tanto a las 9 como a las 10 o a las 11.

Otra cosa que se queda en la mente para siempre son los colores y olores a carne y tajine que preparan desde muy pronto.
Otro olor que no se puede evitar respirar es el del diesel de los coches.todas las noches acababamos con la cara negra de carbonilla.






El camping Zebra en Ouzoud es 100% recomendable tanto para acampar como para ocupar una habitación a un precio muy asequible.
En nuestro caso,como amenazaba con llover preferimos coger una habitación sin baño( duchas y baños muy limpios en una caseta justo al lado) por 25€.

Es un remanso de paz,este lugar es regentado por unos holandeses que han conseguido mezclar a la perfección las 2 culturas ofreciendo buena comida autóctona(preparada por marroquis) y la jaima principal esta acondicionada con WiFi,cómodos sofás y buen ambiente.





Dormimos muy a gusto,llovió por la noche y al dia siguiente decidimos no ir a ver las preciosas cascadas y tirar hacia la 307.
el dueño del camping nos advirtió que ibamos a pasar frio.
Nos arriesgaríamos,era uno de los platos fuertes del viaje asi que sacrificamos el paseo hasta las cascadas,lo tomamos como excusa para volver.

La carretera 307 cruza el atlas hasta Ouarzazate.
Tuvimos suerte y la hicimos con sol y buen tiempo.
Es grandiosa con contrastes de color increibles,pistas y carretera que desaparece de repente.



























Llegamos al camping la Palmeraie en las afueras de Ouarzazate a media tarde y tuvimos tiempo de sobra para montar la tienda.
Nos quedamos 2 dias pensando en aprovechar y hacer una ruta circular hasta el Tizin Tichka.








Cenamos muy bien,pedimos ensalada marroqui y cuscus.
Habia que avisar a media tarde si queríamos cenar porque lo preparan todo en el momento con ingredientes de primera calidad.
Ofrecen la posibilidad de poder ver como cocinan y apuntar las recetas.





Buenisimo....

Una cosa muy curiosa es que si quieres agua fría o refrescos lo tienes que pedir como tal "Froid" y a veces no hay.
Se debe a que no encienden las neveras y solo tienen una pequeña cantidad de bebida refrigerada,por lo que si apetece un refresco y no lo especificas lo traen del tiempo y no es muy agradable.




Nuestro amigo el pavo real estaba siempre ahí pendiente de nosotros y sus gritos en medio de la noche junto a las oraciones de las 4 de la mañana por altavoz nos restaron minutos de sueño.

Con esta preciosa imagen dejare aqui la primera parte de nuestro viaje porque asi fue como lo sentimos en aquel momento.
Ouarzazate fue el ecuador,teníamos ganas de seguir bajando hasta el desierto de Erg Chebbi, por el valle de las rosas,ver las gargantas de Dades y Todra y mas sitios encantadores.

En breve volveremos con la segunda parte...V'sss

(si os ha gustado y quereis seguir leyendo aqui os dejo el acceso directo a la segunda parte,si la quereis ver mas tarde se puede acceder a ella desde el menu)

TW 200 hacía el desierto ↔👀👀

Comentarios

  1. Gracias. Un buen blog, muy detallado. Veo que no es necesario tener unas motos mastodónticas para hacer preciosas rutas.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario,el ir con esas motos nos permitió disfrutar mucho.Sin duda repetiremos la experiencia.

    ResponderEliminar
  3. Un relato muy ilustrativo de cómo son las cosas en realidad, esa intranquilidad que te invade cuando vas a un país distinto y eso que vosotros contabais con el comodín del idioma.
    Me ha encantando leer una crónica que refleja las cosas tal como son, las dudas que te invaden de si cuando bajes a la bodega del barco estará el equipaje tal cual, de qué pasará en la Aduana, de si me timarán o me robarán y que cuando lees otros blogs de viajes los que los escriben me recuerdan a los que cuentan sus milis, sólo lo bueno, nada de las guardias con frío y las leches del sargento, todo idílico y más aventureros que el mismísimo Indiana Jones, cuando lo real es lo que vosotros contáis.

    Bueno no me enrollo que voy a leer la segunda parte. :-)

    Vicente.

    ResponderEliminar
  4. Jajajja hay q ir con otro chip, ven al turista como un cajero automatico con patas, no hay q cortarse y ser un poco mas agresivo que en europa, buen visje os pegasteis. Saludos desde melilla.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares