La gran familia perfecta 2014 (Ruta perfecta 2014)







Distancia recorrida: 344 km
Participantes:
Katana, Vero, Panero, Francisco, Vicente, Frani, Alexander Manuel, Juan Carlos, Freijido, Angela, Alonso, Manolo, Arturo, GSR Javi, Coloma, Conchi, Mariano, Pacorro, Ivan, Manu, Coli, Moncho, Vilanova, Esther, Nando, Dani SV, Chapataman, Alex,  Sheila, Rafa, Tazito, Xavi, Vali, Karkoles y Juan (servidor).

Porque una pasión nos une, porque la amistad nos guía, porque un sentimiento de honestidad nos mueve y porque simplemente nos encanta disfrutar de los amigos y las motos, el día 5 de Octubre nos reunimos nada mas y nada menos que 35 amigos.


Toda la semana teníamos unas previsiones meteorológicas adversas, algo incapaz de enturbiar nuestra ruta perfecta en familia, algunos se preocupaban más que otros por el tiempo, pero al final los dioses nos absolvieron y lo que apareció como un trueno se transformo en rayos de sol que nos acompañarían el resto del día.




Puntuales y como si tuviésemos que fichar fuimos llegando en pequeños grupos hasta estar todos reunidos en el 1020.







Reencuentros, abrazos y carcajadas eran la tónica general, algo normal cuando lo único que hay en el ambiente es buen royo y simpatía por doquier.


Todos en marcha, a las 8:00 estábamos en camino como decidimos, separados en dos grupos, el 1º liderado por Paco (Karakoles) y salvaguardado por un servidor (Juan), el 2º guiado por Valery.

Nos dirigimos hasta Chella para el repostage.

Era más que evidente, nadie quería perderse el más mínimo detalle y las cámaras subjetivas hicieron acto de presencia.

El tiempo seguia acompañando y la lluvia se alejaba, "menos mal que nos libramos".


Las 26 motos para repostar daban pie a las risas y bromas jocosas, más de uno tenia moto nueva y como no, a todos nos gusta fardar de moto. Dio tiempo a bromear e incluso empezar a decidir algún próximo viaje.




Retomamos camino rumbo Venta de la Gaeta, sin antes dejar de ver el embalse de Millares, estupendas carreteras de montaña a un ritmo regular daban para disfrutar del paisaje, del momento y la compañía.


Salvo algún mareo todo fue rodado,


llegamos al balcón del embalse de Millares,
















un descanso antes de continuar, aprovechando ahora si, para revivir tiempos pasados y planear momentos futuros. El invierno se acerca y más de uno ya tenia alguna escapada en la mente, como nuestro amigo Vilanova que planea asistir junto a su hermano Daniel Mariñas a nada mas y nada menos que  a Elefantreffen, aprovechamos para informarnos de MOTO XEADA, concentración organizada por el moto club Balas Rasas, este motoclub de sede gallega esta formado entre otros por Daniel Mariñas y por lo tanto teníamos información privilegiada y había que aprovechar la ocasión.


Seguimos hasta Venta de la Gaeta, el sol brillaba y teníamos un salón aparte, 35 personas no caben en el que utilizan normalmente y nos prepararon otro mas grande sin problema alguno, llegábamos con hambre y un apetito voraz.















El servicio de nuestros amigos de Venta Gaeta fue mas que perfecto,


empezamos por un poco de longaniza, morcilla, chorizo, queso, puré de patatas con ajo, que decir que estaba riquísimo, unos huevos con patatas caseras y unas buenas fuentes de costillas y embutido a la parrilla "algo se me olvida seguro" la compañía en la que lo disfrutamos fue la guinda del pastel.

Agradecimientos y strepteas de Paco (apto para todos los públicos) que hizo enloquecer a la jauría.



Un pequeño descansillo y emprendimos camino dirección Alcala del Jucar, pero antes pararíamos en Villa de Ves, para ello pasamos por las perfectas curvas de Cofrentes ya más que conocidas y desecas por los moteros,


una vez llegamos a Villa de Ves Rafa nos organizo para subir a la ermita y así disfrutar de las vistas desde allí arriba, fuimos subiendo de uno en uno, ya que la subida no tiene gran complicación, pero solo que uno de nosotros nos parásemos en mitad de la subida podría complicarse la situación y como más vale prevenir que curar fuimos subiendo poquet a poquet.














Desde arriba una panorámica perfecta, el río Jucar con un buen nivel y un horizonte mas que amplio.










Más de uno lo pasaba mal por eso del vértigo, "nada que nublase el ambiente", las fotos, risas y bromas se apoderaron de la situación, muchos nos conocíamos, otros no, pero al final del día todos éramos una gran familia.



Continuamos hacia Alcala del Jucar, sin dejar antes de parar para el ultimo repostaje de la ruta.




Alcala del Jucar cuanto menos es único, su río que bien hace de parque de atracciones para los patos



y como no sus originales y únicas, casas en la montaña, autenticas cuevas que dan la sensación de estar a miles de metros de altitud,


cuando verdaderamente al alejarnos del núcleo urbano nos damos cuenta de que están mas bajas que el nivel de la carretera que da paso al mismo pueblo.

Aprovechamos para parar a tomar algo, estirar las piernas y porque no hacer de tertulianos en una gran mesa, tratando diversos temas y organizando algún que otro próximo evento, riéndonos de algunas de nuestras ideas descabelladas.

Se estaba mejor que en el paraíso pero era hora de empezar a volver. La vuelta fue escalonada, unos salieron antes y otros fuimos los últimos.

"Que poco me gusta esta parte", las despedidas, nos veremos pronto, eso seguro, pero siempre que estamos en familia no te apetece irte a ningún otro lugar.


Estas son muchas o pocas palabras según se mire, para contar y revivir un día perfecto con gente perfecta y una ruta perfecta.
 Continuaremos organizándola año tras año y esperemos veros en todas ellas, viviéndolas con nosotros como una gran familia perfecta.

Redacción - Juan Lopez Rico
Fotografía - La gran familia perfecta 2014


Comentarios

Entradas populares