El centro de España en 3 dias




El video que realizó Karakoles de nuestra escapada:



Es la primera vez que organizamos una ruta en base a un motivo gastronómico.
 Es mas,yo no participe nada en su elaboración.
No sabía(casi) a donde ibamos y por donde pasaríamos.
Una crónica muy afortunada (la puedes ver aqui)de moteando.com, nos dio ideas de como pasar 3 dias por el triangulo entre Segovia,Guadalajara y la sierra de Madrid.
Elegimos hacer base en Sepulveda,pueblo donde se cocina de forma espectacular el cordero.
Por énesima vez,tiramos de trivago y encontramos un hotel con encanto con desayuno buenisimo y abundante tipo buffet incluido por unos 55€.
Salimos de casa a las 3 de la mañana para poder aprovechar un máximo y hacer una ruta nada mas llegar.

Hasta Madrid fue duro,porque el cuerpo no está acostumbrado a madrugar de esa forma y lo único que te pide es volverte a dormir,sea donde sea incluso si vas en la moto.
Es una sensacion muy molesta y complicada de llevar pero el amanecer ayudó bastante a sobrellevar el viaje.

Pasamos por Madrid,puerto de Somosierra direccion a Sepulveda y llegamos al hotel.

Puerto de Somosierra







Muy acogedor, y con mucho encanto.asi definiría este hotel.

Ademas,cuando dimos los datos la recepcionista (Estrella) nos informó de que esa misma tarde llegaría una pareja de moteros que estan por la zona haciendo un reportage para la revista Ubricar World.
 Os dejo el enlace a continuación: REVISTA UBRICARWORLD diciembre 2014 (salimos en la página 11)
En el numero de diciembre hace referencia a nuestro encuentro e invita a sus lectores a seguirnos,pero trata de muchas otras cosas interesantes como equipamiento para viajar y otros temas de actualidad motera.
Encantados de conocerte Quique,un placer coincidir en esta ruta y gracias por hacernos un hueco en tu revista.





Ya en nuestra habitacion,como podeis comprobar muy grande y confortable,dejamos las cosas y volvimos a coger las motos para hacer la ruta prevista para aquella tarde.


                                                                                                                                                                             
Una ruta llena de contrastes entre el abanico multicolor otoñal,los pueblos negros,la nieve en las cimas...
Esto es lo que necesitabamos,desconectar del mundo y por esos parajes tan solitarios y salvajes enseguida te relajas y disfrutas de la moto y del paisaje.













Pueblos negros.



Hicimos una parada en Campillo de Ranas para picar algo tranquilamente.



Nos paramos en la Taberna la Garduña y nos atendieron muy bien y sobre todo muy barato.

Unas cervezas sin alcohol con su correspondiente tapa,y unos montaditos generosos de morcilla y lomo y tambien cafés todo por 8 €.



Visitamos el pueblo, precioso,respirando aire fresco y sobre todo mucha paz interior y exterior.









Seguimos nuestra ruta buscando la famosa muralla china y para llegar a ella, unas carreteritas reviradas chulisimas.








Tras la conquista de la muralla,nos tocaba subir un puerto mas.
La hiruela,curvas y mas curvas.




Organizador de un encuentro de BMW's clásicas por la zona,haciendo la pre-ruta.



Ya era hora de buscar de nuevo la autovia A1,para volver a Sepulveda y por fin descansar un poco.
Al dia siguiente nos esperaba otra ruta espectacular que nos llevaría al motivo por el cual estamos aqui.
 Paramos a comprar la cena en un pequeño supermercado que hay a la entrada del pueblo.
Estabamos aparcados en frente del restaurante donde al dia siguiente iríamos por fin a probar ese cordero segoviano, se llama el Figón de Tinín.
Al volver a las motos,vimos que una chica se dirigía hacía la puerta del restaurante cerrado y Paco le preguntó si trabajaba ahi.
Nos contestó amablemente que era la hija de Tinín y nos pusimos a charlar con ella, tras una conversacion que giraba en torno a Benidorm porque era el lugar preferido para pasar sus vacaciones nos reservó una mesa para el dia siguiente.
No ibamos a irnos sin probar el cordero.



Sábado por la mañana:

Subimos por el puerto de Canencia y la Morcuera,una delicia! Nos hizo muy buen tiempo.









 Ahora tocaba bajar hacía Pedraza cruzando la frontera entre Madrid y Segovia.

 Pedraza: impresionante pueblo medieval amurallado con solo unas 500 personas empadronadas pero que hace objeto de una multitud de visitantes,lo que hace que se vea mucho movimiento por sus calles (Por lo menos en fin de semana).

















 Empezabamos a tener hambre a pesar del buen desayuno que tomamos en el hotel antes de salir.

Nos volvimos a Sepulveda para llegar a tiempo para cambiarnos y acercarnos al restaurante.


Merce nos había reservado su mesa favorita con preciosas vistas y justo al lado del figón,que nos daba calor.














No dejamos nada,imposible parar de comer esa carne tan tierna y crujiente a la vez. Vale la pena ir y hacer esos cientos de kilometros para probarlo.

Y de postre...ponche segoviano.
Su elaboración sigue un patrón tradicional, consiguiendo un bizcocho de forma rectangular realizado con harina, huevo y azúcar, que una vez rociado con jarabe compuesto de agua y azúcar, se rellena de crema pastelera y se cubre de una fina capa de mazapán. Finalmente se adorna con azúcar glas, sobre el que se aplica una pieza de hierro al rojo vivo que derrite el azúcar dibujando unos rombos.



Y un chupito de crema de orujo para bajar todo lo que comimos.


Muchas gracias por habernos tratado tan bien, el figón de Tinín es un lugar donde te encuentras a gusto nada mas pasar la puerta,no te agobia su carta porque no existe. Vas a comer cordero,y punto.
Te sirven una ensalada,el cordero y los postres,y no llega a 50€ para 2 personas.
 En la puerta esta la pequeña lista de lo que te ofrecen,todo hecho con esmero y 6 generaciones avalan su experiencia y buen hacer.

Para bajar los 2 kilos mínimo que habíamos engordado,decidimos dar una vuelta por el pueblo hasta el mirador de la iglesia de la Virgen de la Peña.











Sepulveda desde el mirador



Y seguimos paseando por el pueblo.
















vuelta al hotel



De nuevo en el hotel,estuvimos de relax en sus instalaciones antes de preparar la vuelta a casa.






 Un sitio lleno de detalles para que te sientas como en casa, estuvimos genial en todo momento.

El domingo amaneció chispeando.
Nos quedaba por ver las hoces del rio Duratón y emprender la vuelta pasando por Segovia capital y la sierra madrileña.

Nos dirigimos hacía las hoces por una carretera que acaba en una pista bastante larga,hay un parking pero se puede pasar por al lado de la barrera y seguir un poco mas con las motos.

De repente a la derecha ves el espectaculo.



Una pasada....

Se puso a llover mas fuerte dimos la vuelta para ir hacia Segovia. yo tenía la ilusión de ver el acueducto asi que enfilamos la carretera C-603.
Nada mas enganchar la carretera,nos volvimos a meter por un camino precioso,todo era de color amarillo y bajamos para sacar alguna foto.





Pasamos por un pueblo llamado Turégano y a la entrada del pueblo nos encontramos con su castillo,tras muchos kilometros de rectas te encuentras primero con él y no le puedes quitar el ojo.





Pasamos tambien por Cantimpalos,famoso por sus chorizos.

Y por fin....




Estaba lloviendo bastante,asi que seguimos.
No era plan de parar para hacer turismo,tiramos hacía la granja de san Idelfonso dirección a Navacerrada.

No paramos a ver el palacio real de la Granja,por la misma razon que no paramos en Segovia pero la carretera es muy bonita y en seco tiene pinta de ser muy divertida.

De todas formas os pongo una foto del Real Sitio de San Idelfonso,por si os animais a explorar esa zona,no os lo perdais.










Empezamos a subir el puerto de Navacerrada,se notaba cada vez mas el frio.Ademas,hay carteles que van indicando la altitud a cada poco...1200-1400 hasta 1880 metros y solo 5º,con mucha niebla.
El invierno se hacía sentir de repente,sin avisar.

Estabamos bajando a Madrid y poco a poco el viaje se iba acabando,ya en la A-3 paramos a echar gasolina y descansar un rato.
Ufff,nos quedaba lo mas aburrido la temida autovia monótona y muy larga pero es el precio que hay que pagar para descubrir esos sitios tan bonitos como los que hemos visitado.

Fueron 3 dias intensos pero exprimidos a fondo,aun queda mucho por ver y tenemos pendiente otro encuentro con esas bellas tierras.
 









Comentarios

Entradas populares